MI COMODÍN

OPORTUNIDAD DE ORO: REVOCACIÓN DE MANDATO

Etelberto Cruz Loeza.

                EL PEZ POR SU BOCA MUERE. CONSEJA POPULAR.

                En charlas de sobremesa, con amigos, informales, protagonistas políticos en uso o en desuso o en lista de espera, en fin, les he preguntado a ellos ¿cómo ven lo de la revocación de mandato?

                Y su respuesta, casi coincidente ha sido: ¡Tú que crees en eso! ¡es puro cuento! Todo está muy bien armado para que no haya, para que no se realice, no se efectúe.

En concreto, para todos ellos, personas con cultura, información y objetividad más que subjetividad.

                Acaso, yo tengo otra visión, otra percepción, otro deseo o soy más subjetivo o surrealista o tengo hipersensibilidad social y veo lo que otros no ven.

Total, como le escribí a uno de ellos, a quien respeto en demasía…dejemos pasar este mes y veremos.

                Primeramente, porque se habrá vencido en plazo para solicitar ese ejercicio y la realización de ese derecho constitucional…y sabremos sí, sí o si no. ¡Pa’qué tanto ruido…estando el suelo tan parejo!

                Segundo, porque habiendo definido la Suprema Corte de Justicia de la Nación que el Instituto Nacional Electoral debe realizarla con lo que haya, el )Instituto ya no tiene otra más que hacerlo con lo que haya, aunque quede a deber, total todos debemos o se utilicé papel de menor calidad o X, Y o Z, pero debe hacerse…salvo que no se reúna el total de firmas=solicitudes y así, ni yendo a bailar a Chalma, pues si no hay solicitantes, pues no habrá razón legal para hacerlo, pues todos están satisfechos o son indiferentes, insensibles o están resignados de la forma como se lleva esta administración, la 4T López Obradorista, pero…

                Tercero, esta oportunidad de oro no debe desaprovecharse si es que usted, como muchos más, supongo que más del 3% del electorado=ciudadanos nacionales, estando dentro de los 60 millones de empadronados que no votaron por él en el 2018 y tienen insatisfacciones o como a muchos otros poco importa cómo va y está el país y su sociedad, pues, simplistamente, es lo mismo es y son lo mismo.

                No se duda de la intención del señor presidente de la República de cumplir dos de sus promesas de campaña: A.- Realizar la consulta nacional para preguntar a la ciudadanía si se va o se queda. (En alarde de su seguridad=confianza y en varias ocasiones lo ha manifestado así=expresado así: si el pueblo, que es sabio, lo dice, me voy a mi rancho, a Palenque.

B.- Transformar la política, renovarla, cambiarla.

                Lo cierto es esta figura, la revocación de mandato, debe consolidarse, ser una realidad, una práctica, una medicina aplicable a los Ejecutivos ineficientes, deshonestos, no honorables, payasos, arribistas que llegan al poder por el populismo, porque hablaron al oído, diciéndole a la ciudadanía lo que deseaban escuchar y sirven para 10 cosas: para nada, para nada y para 7 () /&%$#”!

Es cierto, el señor Andrés Manuel López Obrador ya está en la historia y aunque pretende  renovar las prácticas políticas como ésta – de la democracia directa, participativa (pero no como en la Grecia clásica, Homérica, y sí de este momento, de esta realidad nuestra,  con reglas que cumplir, pues somos millones y no cientos o miles y el ejercicio del voto es universal, directo, secreto y personal), pero tendría un súper lugar si este ejercicio se realiza-autoriza y surte efecto, como fue su interés y propósito.

                Y Ejecutivo federal sabe los riesgos, por lo cual parece ser que esa posibilidad-riesgo lo desquicia, y desde el día electoral, cuando tuvo la información de la pérdida de la gobernabilidad natural de la H. Cámara de Diputados y de la ciudad de México, que ese poder se le había diluido, escapado se ha visto muy apresurado en su gestión, un poco desquiciado, aunque controlado, pero, también sabe , que ese evento – la consulta ciudadana, lo puede fortalecer y concederle elementos políticos-electorales y sociales para  burlarse de todo y de todos y sentirse él único, acaso ser como Don Benito Juárez García, sobreviviente a todo, menos a su corazón.

                En el eventual hecho de que no fuera removido-revocado, todo seguiría igual y continuaría trabajando para preparar la selección partidista de sus candidatos a gobernador, presidentes municipales y diputado locales  en seis estados  de la República  y, como complemento continuar los trabajos ya iniciados por la deseada continuidad en la administración Federal , con todo y que despertó ambiciones y su caballada está desatadas y casi todos   – caballos, yegua y potros – están haciendo su ejercicio de pista…pero pueden ser y estar siendo engañados con la  verdad o no se saben leer ni entender sus actos.

                Y, también, ante eventual hecho de la revocación de mandato, lo que se vería y se viviría, sería una revolución y lucha  morenista interna a morir, pues no están preparados por ese resultado y, como complemento, algo así como un magnicidio… ¡Un candidato inesperado! ¡Algo no visto!

La realidad tendrá la última palabra y, acaso, el proceso de cumplimiento de la voluntad popular.