Importante que administraciones municipales no hereden problemas de laudos a sus sucesores: Víctor Manríquez

-Recordó que suele ocurrir que al arribar una nueva administración municipal, se encuentre como herencia el tener que hacer frente al pago de laudos dejados por su antecesora, así como estructuras de gobierno obesas

Morelia, Michoacán a 2 de julio de 2024.,- Es importante que las administraciones municipales cuiden no heredar problemas de laudos a sus sucesoras, lo que puede generar grandes complicaciones en la tarea de gobierno, apuntó el diputado Víctor Manríquez González, integrante del grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano en la LXXV Legislatura del Congreso del Estado.

El legislador recordó que suele ocurrir que al arribar una nueva administración municipal, se encuentre como herencia el tener que hacer frente al pago de laudos dejados por su antecesora, así como estructuras de gobierno obesas.

“Es importante que los gobiernos municipales que aún se encuentran en funciones, eviten dejar pendientes que pongan en aprietos la operación de quienes entrarán a ejercer funciones, asumiendo la responsabilidad de no heredar problemas y permitir que quienes lleguen no tengan que hacer frente a problemas que no generaron”.

En ese sentido Víctor Manriquez señaló que la experiencia ha hecho que en años anteriores gobiernos que entran en funciones se encuentren con problemas serios que provienen de decisiones tomadas por quienes les antecedieron, y que en muchos casos resulta muy cuesta arriba darles solución.

“Por ello es también importante que quienes aún están en el ejercicio de sus funciones, se abstengan de engrosar en estos meses la plantilla de sus gobiernos municipales lo que, también resulta una práctica común, elevando de manera significativa la nómina por la cantidad de personal que se incorpora”.

Recordó que atar de manos a una administración municipal que está por llegar, es afectar a la población, al poner en riesgo la posibilidad de prestar los servicios municipales adecuadamente porque los recursos tienen que distraerse en asuntos distintos, lo que resulta inaceptable.